Receta de magdalena para decorarla con fondant

Todavía no has probado nuestra receta de magdalenas, ¿verdad? Son perfectas para un desayuno o merienda. Además puedes transportarlas fácilmente y comerlas en cualquier sitio. ¿Te animas a prepararlas?

Para que las magdalenas seas caseras y además esponjosas utilizaremos la receta más clásica y tradicional, que al fin y al cabo son las que han utilizado nuestras abuelas y las que mejores resultados dan. En ella utilizaremos alimentos clásicos que harán que estén riquísimas. Incorporaremos aceite de oliva virgen extra, harina, huevos, leche, azúcar y un toque de limón. Gracias a ello, las magdalenas quedarán con una costra crujiente en la superficie y por dentro estarán muy esponjosas y con el sabor tradicional.

Primero debemos decidir si utilizaremos moldes de silicona o los típicos papeles de magdalenas. Siempre aconsejamos que se utilice un material más o menos rígido para que la fuerza de la masa no deforme el soporte y queden perfectas.

Ingredientes para la receta de magdalenas (24 magdalenas):
3 huevos
200 gr de azúcar blanco
350 gr de harina de trigo
1 pizca de sal (la que puedas coger con dos dedos)
1 sobre de levadura química de 16 gr (la solemos encontrar como”levadura Royal”)
La ralladura de 1/2 limón
100 ml de aceite de oliva virgen extra
100 ml de aceite de semillas o de girasol
250 ml de leche

Pon en un bol los huevos y el azúcar. Bátelos con fuerza, sería conveniente que utilizaras unas varillas manuales o eléctricas hasta que la mezcla se blanquee y el azúcar quede disuelto por completo.
Ralla la cáscara de limón y añádela a la mezcla junto con la sal.
Seguidamente, debes incorporar poco a poco el aceite, tanto el de oliva como el de semillas, y ve mezclándolo para que se quede una masa homogénea.
A continuación vierte la leche, también poco a poco, y mezcla.
Añade la harina y la levadura tamizadas, es decir, haciéndolas pasar por un colador para que no caigan con grumos ni apelmazadas. Vuelve a batirlo todo hasta que no haya ningún grumo.
Deja la masa reposar tapada con film y resérvala en la nevera durante 30 minutos.
Precalienta el horno a 200ºC y mientras tanto, pon en el molde de silicona el papel sobre una bandeja apta para el horno. Vierte en cada cápsula la masa (solo debe ocupar 3/4 partes del recipiente para que no se derrame cuando empiece a inflarse la masa)
Puedes espolvorerar un poquito de azúcar blanco por encima de la masa para que se forme una costrita de azúcar que estará deliciosa.
Cuando el horno esté a 200ºC introduce el molde o la bandeja de horno con la masa en él a media altura, y hornea entre 15 y 20 minutos.

¡Listo! Deja reposar a temperatura ambiente y cuando estén frías, ¡a comer!

Comida de fotografía creado por Mrsiraphol – Freepik.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.